HISTORIA DE LA COMPAÑÍA

El origen de todo

"Dos días viernes quedaron grabados para siempre en la memoria de Don Carlos Julio Gualtero, padre del actual Gerente General, y que lo marcaron para el resto de su vida".

"El primero tuvo lugar a mediados de 1978, cuando en su calidad de agente de compras de café, fue asaltado en un cruce de caminos cerca de la población de Herrera (Tolima) y le robaron el dinero que tenía destinado para la compra de un pedido grande. Allí comenzaron las dificultades para su familia, que solo fueron resueltas cuando, en 1985, se unieron todos para sacar adelante su Propia Empresa"

"Yo fui el cortador, mi hermano era el montador de zapatos, mi hermana los emplantillaba, mi papá era el vendedor y mi mamá nos hacía la comida ", relata Don Hugo Gualtero Oviedo.

Así empezó esta empresa en el barrio San Bernardo, en Bogotá, con un capital de 50.000 pesos, que Don Hugo le pidió prestados a un compañero que cursaba con él, último semestre en la Facultad de Economía, en la Universidad Externado de Colombia.

"El segundo viernes inolvidable para su padre fue cuando ese mismo año salió a recorrer los barrios 20 de Julio y La Victoria con la primera producción de zapatos, 72 pares en total, y la fortuna le sonrió ampliamente, pues entre los cinco primeros Clientes que visitó le compraron la totalidad. Cada uno de ellos adquirió una docena y la cancelaron de contado y en efectivo"

A paso firme

Caminar es una acción vital para el hombre y que mejor para hacerlo que tener un zapato de calidad que permita avanzar con pasos firmes, un principio que desde el Año 1.985 viene aplicando el empresario colombiano Don Hugo Gualtero Oviedo, quien sin mayor experiencia y recursos limitados, pero con el anhelo de ayudar a sus padres y hermanos, dio inicio a lo que es hoy una exitosa empresa. 

La Piel de tu Pie, es el lema con el que SMITH SHOES compañía fabricante de calzado distribuye sus productos en todo el territorio nacional y en el pasado a algunos países tales como Venezuela y Ecuador. Particularmente en Colombia gracias a sus estrategias de crecimiento ha logrado obtener un importante posicionamiento, después de superar difíciles pruebas y aprender día a día cómo una pequeña industria puede hacerse a pulso y desempeñar un rol relevante dentro de su sector económico.

Un inicio impulsado por la crisis

Al percatarse de la escasez monetaria que vivía su familia, tras la pérdida del empleo de su padre Don Carlos Julio Gualtero, Don Hugo quien para esa época era estudiante universitario de Economía, decidió en 1985 tomar las riendas de la situación y emprender un nuevo negocio que le permitiera generar ingresos para su hogar. 

Analizando las posibilidades que tenía a su alcance, entre las que se encontraba una rudimentaria máquina para elaborar zapatos, hormas y algunos cueros heredados a su progenitor por la empresa en la que anteriormente trabajaba (después de su liquidación), asumió el reto de crear una pequeña fábrica, cuyo inicio se produjo con un capital de 50.000 mil pesos prestados por uno de sus compañeros de universidad, a los que se sumó una actitud decidida, emprendedora y muchas ganas de salir adelante.

A esta iniciativa se unió su hermano Don Edgar, quien se encargó del montaje de las piezas, mientras Don Hugo realizaba el proceso de corte de los materiales y su padre salía a la calle a vender el calzado. La primera producción fue de 6 docenas de zapatos en gamuza, elaborados tras una semana en la que se trabajó de día y de noche, contando con la fortuna de que los productos fueron vendidos rápidamente y cancelados de contado, lo que le dio un gran impulso al negocio y permitió satisfacer la necesidades básicas de la familia en ese momento, dando un nuevo respiro y esperanza de progreso a los Gualtero Oviedo.

“Esa primera venta nos produjo gran satisfacción, nos dio la confianza necesaria para seguir con el proyecto y nos permitió llevar comida a nuestra mesa”

Con el pasar del tiempo y la demanda de su calzado, los planes expansionistas los llevaron a buscar clientes en otras ciudades y a contratar personal para satisfacer el nivel de pedidos. Durante el primer año elaboraban 200 pares semanales, cantidad que al tercer año ascendía los a 1.500 pares en el mismo lapso de tiempo.

Gracias al reconocimiento de la Marca que identificó a la compañía desde sus inicios, cada día más clientes la identificaban y preferían sus productos, posibilitando la expansión de la empresa junto con la tecnificación y modernización de sus procesos; un aspecto que para su fundador es de vital importancia, ya que cree firmemente que un gran crecimiento requiere una gran responsabilidad para mantener la calidad y buscar nuevas formas de innovar que permitan garantizar la satisfacción del cliente y por ende su fidelidad.

Algunos tropiezos en el camino

Los primeros años de la empresa fueron lo que muchos podrían calificar como “dorados” por los buenos resultados y la bonanza obtenida, producto de la poca competencia, la venta al por mayor y la distribución del calzado en zonas alejadas del país, no obstante, tras varios años de funcionamiento, algunos inconvenientes amenazaron la estabilidad del negocio, haciendo tambalear a una compañía que hasta el momento había sido ejemplo de solidez.

Durante los años 90, SMITH SHOES enfrentó la peor crisis de su historia: por un lado la recesión económica que experimentó el país redujo notablemente sus niveles de venta mientras que el aumento de la violencia e inseguridad en diferentes regiones colombianas, los convirtió en blanco de amenazas hacia sus directivos, al punto de que Don Edgar se vio obligado a abandonar el país para proteger su vida, mientras Don Hugo trataba de mantener a flote una empresa que estaba a punto de desaparecer.

Para afrontar esta difícil situación, fue necesario no sólo extremar las medidas de seguridad y solicitar el apoyo de las autoridades, sino idear una nueva estrategia de mercadeo que permitiera recuperar las pérdidas y devolver la confianza a los empleados de la compañía, de cuyo trabajo dependía su sustento y el de sus familias. 

Dentro de las estrategias planteadas para incrementar el nivel de ventas, se propuso el establecimiento de puntos o locales comerciales en los que las personas pudieran adquirir directamente los zapatos por unidades, algo que anteriormente no se realizaba, ya que la distribución era únicamente al por mayor a empresas que se encargaban de comercializar los zapatos. Así mismo, se crearon nuevas referencias, lo que les permitió llegar a un público mucho más amplio.

Fue así como después de la tempestad la calma retornó y los buenos resultados empezaron nuevamente a materializarse, gracias a la tenacidad, empeñó y arduo trabajo de Don Hugo Gualtero Oviedo y su equipo de profesionales, quienes no se dieron por vencidos ante la adversidad y buscaron la forma de surgir aplicando la innovación y el afrontamiento de nuevos retos.

“La base del trabajo en equipo es la toma de decisiones que ayuden a superar las dificultades, partiendo de las fortalezas de cada persona para hacer lo mejor en cada área”.

Hoy en día SMITH SHOES figura dentro de las empresas de calzado más relevantes del país, cuenta con una cantidad significativa de almacenes propios y produce alrededor de 15.000 pares al mes, entre calzado para adultos, jóvenes, niños, colegiales, de trabajo, de seguridad industrial y de aplicación militar, lo que les permite ser una importante fuente de empleo, tanto para sus empleados directos que suman más de 250, como para las más de 80.000 personas que hacen parte del "Plan Semillas", en el que se impulsa la venta por catálogo del Calzado de Calidad a nivel nacional e internacional y para lo cual la compañía cede parte de la utilidad para que el distribuidor independiente pueda hacer un negocio propio con un bajo capital de trabajo, contribuyendo así con la comunidad que los ha apoyado al preferirlos con sus compras y teniendo así la oportunidad de demostrar un gran sentido de responsabilidad social empresarial.

“Hoy nos sorprendemos de todo lo que hemos alcanzado, empezamos a trabajar con las uñas pero siendo persistentes, creativos y tomando las cosas con responsabilidad, hemos logrado construir una gran empresa, la que hoy me llena de orgullo y en la que quiero que mi familia siga trabajando para lograr que perdure en el tiempo”

El posicionamiento de la Marca SMITH SHOES es el resultado de una carrera que ha dejado grandes aprendizajes, de creer que si se pueden hacer las cosas y de tenerse confianza, no se necesita mucho dinero para construir una empresa, lo que más se requiere son ganas de salir adelante y de progresar.

“ Uno de los ejes fundamentales de nuestra filosofía empresarial es el respeto por los clientes (consumidores finales) y por los colaboradores directos .

“El siguiente gran reto es aprovechar los tratados de libre comercio suscritos por Colombia para llegar a un mayor número de consumidores finales en el exterior”.

“Consideramos como la mayor fortaleza nuestro talento humano, las personas que ingresan a la empresa perduran a través de los años, gracias al buen clima laboral y beneficios que encuentran en la compañía, lo que a su vez se retribuye en trabajadores comprometidos, leales, eficientes y con gran sentido de pertenencia con la organización”.

Product added to wishlist